Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar
Imagen de sección

Descripción

La prótesis dental fija es un tratamiento mediante símiles dentarios confeccionados a medida que se cementan (proporcionando una sujeción duradera) a dientes naturales previamente desgastados, a los que cubren o “enfundan”. Sirven para: (i) restaurar las partes deterioradas de los dientes (coronas simples), y (ii) reponer algunos dientes ausentes, en cuyo caso los dientes postizos (pónticos) que reemplazan a los naturales que faltan forman una estructura continua con las “fundas” que los sujetan a los dientes naturales vecinos desgastados (pilares). Por lo común, las fundas se sitúan a ambos lados de los pónticos, con lo que la estructura asemeja a un puente tendido a ambas orillas de un río (de cuya comparación han tomado precisamente el nombre de puentes); algunas veces, sin embargo, un diente postizo queda en el aire por uno de los lados, porque sólo se agarra a uno o más dientes situados del otro lado, igual que un balcón sobresale de la pared, y en este caso hablamos de puente en extensión “cantilever”.