Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar
Imagen de sección

Adaptación y acostumbramiento

Al principio:

  • Notará una sensación de ocupación o cuerpo extraño, que normalmente desaparece en unas pocas semanas.
  • Le aumentará la producción de saliva, aunque se irá normalizando poco a poco.
  • Inicialmente experimentará una disminución del sentido del gusto, que se recuperará al cabo de unas pocas semanas.
  • Le cambiará un poco el habla, pudiendo existir problemas fonéticos para pronunciar algunos sonidos. Por ello, probablemente necesitará un entrenamiento para aprender a vocalizar ciertas palabras (es muy útil leer en voz alta).
  • Es probable que se muerda fácilmente en las mejillas y la lengua, por su tendecia a introducirse en los espacios donde faltan dientes, pero en poco tiempo aprenderá a evitarlo.
  • Puede notar algunas molestias en las zonas donde se apoyan las prótesis, sobre todo a la altura de los rebordes: si aumentan o no ceden al cabo de 4-5 días, y si le forman heridas, debe acudir a la consulta.
  • Probablemente, al principio se le muevan mucho las prótesis, sobre todo al comer. Deberá aprender a masticar simultáneamente de los dos lados, y no de uno sólo, como haría con los dientes naturales. Con ello, y con los sucesivos ajustes del engranaje de los dientes que pudieran ser necesarios, experimentará mejoría, pero la prótesis inferior, salvo raras excepciones, nunca se sujetará satisfactoriamente.