Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar
Imagen de sección

Cuidados e higiene

La higiene de la boca y de las prótesis debe hacerse después de cada comida, y especialmente en profundidad, antes de acostarse, porque durante el sueño se produce menos saliva, con lo que disminuye el efecto protector de ésta frente a las caries y la enfermedad periodontal. La limpieza del elemento fijo se hará: mediante un cepillado horizontal de cerda suave, alrededor de los dientes, y de las raíces e implantes. Si hay barras, es conveniente utilizar cinta o seda dental entre ellas y la encía. La parte removible se debe limpiar fuera de la boca, al menos una vez al día en profundidad.

En todo caso, aunque no pueda limpiarla después de cada comida, debe, por lo menos, quitarla para aclararla y enjuagar la boca. Para la limpieza del aparato removible, se utilizará un cepilla especial para prótesis o un cepillo de uñas con jabón neutro, para evitar la formación de tinciones y la aparición de tinciones. Después, se deben aclarar muy bien con agua. Conviene quitar las prótesis para dormir, para que los tejidos descansen diariamente unas horas de la presión a que pudieran verse sometidas. Mientras duerme, las prótesis se deben conservar en un medio húmedo, preferiblemente un vaso de agua, a la que puede añadir pastillas desinfectantes comercializadas para ese fin.