Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar
Imagen de sección

Adaptación y acostumbramiento

Al principio es normal un poco de sabor a sangre y que la saliva esté algo manchada; Notará una sensación de ocupación o cuerpo extraño, que normalmente desaparece en unas pocas semanas. Le aumentará la producción de saliva, aunque se irá normalizando poco a poco. Inicialmente experimentará una disminución del sentido del gusto, que se recuperará al cabo de unas pocas semanas. Le cambiará un poco el habla, pudiendo existir problemas fonéticos para pronunciar algunos sonidos. Por ello, probablemente necesitará un entrenamiento para aprender a vocalizar ciertas palabras (es muy útil leer en voz alta). Puede sentir algo de dolor, habitualmente al morder, tanto en los lugares de las extracciones, como en las zonas donde se apoyan las prótesis (sobre todo a la altura de los bordes); si aumentan o no ceden al cabo de unos días o si se le forman heridas, debe acudir a la consulta.