Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar
Imagen de sección

Dolor orofacial y patología de la atm

Son numerosos los casos de pacientes con síntomas de dolor y tensión orofacial (músculos de cara y cuello) y de ATM (Articulación Temporo-Mandibular), que reflejan y dan dolor referido de cabeza.

Así, incluso pacientes que llevan años de tratamiento de rehabilitación y fisioterapia por dolores de cabeza, cuello, cervicales y/ó espalda sin mejoría apreciable o duradera, ignoran la vinculación de estos dolores con la sanidad bucal.

Un buen diagnóstico, puede determinar que estos dolores estén provocados por Bruxismo o una Mala Oclusión (mordida incorrecta), y pocas veces relacionamos tensiones musculares en cervicales, hombros, cuello o espalda, al igual que cefaleas y dolores de cabeza, con una masticación desequilibrada o mala oclusión dental.

¿Qué es el Bruxismo?

El hábito de apretar y rechinar los dientes, se conoce de forma técnica como bruxismo. Puede darse en adultos y en niños y tanto de día como de noche. Y está a su vez muy relacionado con el nivel de estrés del paciente. Existen dos tipos: céntrico (cuando apretamos) y excéntrico (cuando frotamos).

Al contrario que el bruxismo diurno que puede ser consciente o inconsciente, el bruxismo nocturno siempre es inconsciente y sucede normalmente en los primeros momentos del sueño y cesa cuando éste es más profundo.

Las fuerzas que se producen en el bruxismo no sólo afectan a las articulaciones mandibulares, también sobrecargan y dañan los músculos de masticación y los propios dientes. Además, puede provocar tensiones en la zona de la cabeza y el cuello así como dolor de cabeza y cara. También puede causar problemas de la articulación temporomandibular (ATM)

El tratamiento recomendado el bruxismo consiste una férula de descarga o miorelajante, ya que el tratamiento está relacionado con el riesgo de lesión dentaria y su posible afectación muscular, impidiendo con ella una lesión permanente y la afectación de los dientes. También existen unos ejercicios de fisioterapia que ayudan a relajar la musculatura de masticación, así como unas recomendaciones para corregir hábitos posturales, alimentarios y de masticación. Si se trata de estrés puntual se debe de aprender a gestionarlo. Para ello existen técnicas de relajación como el yoga, el Tai-Chi… que permiten afrontar el estrés diario de forma más tranquila ayudando a reducir la intensidad del bruxismo.

 

Etiquetas de la sección

tratamientos